• Miguel Angel Ortiz Bonilla

Sky and earth. Hierophanies. Inhabit the open spaces

Actualizado: 4 may

Cielo y Tierra. Hierofanías.

Dibujos y estampa

Miguel Ángel Ortiz Bonilla.


Morar los espacios abiertos.

Texto de sala



Del 8 de abril al 26 de junio del 2022

Inauguración 8 de abril, 13:00 horas


April 8 to June 26, 2022

Opening April 8, 1:00 p.m.


Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez

Museo Grabado.


Dirección

Calle Colón s/n, esquina con Seminario, Col. Centro, C.P. 98000, Zacatecas, Zacatecas, México. Teléfonos: +52 (492) 924 37 05 / 922 22 55


https://maamf.com.mx/

https://www.museograbado.org/



La morada es una habitación que indica una diversidad de maneras en que el hombre encuentra su asiento dependiendo la forma en que despliega su naturaleza devastadora, es decir su modo de vida. Los sujetos suelen ocupar los espacios de acuerdo a lo que ellos asumen como su identidad, delimitada por una serie de metáforas que legitiman la posesión de un bien, un cuerpo útil para pernoctar o también para expandirse territorialmente.


Cielo y tierra, 185. Fragmento. Acrílico, xilografía, lona y collage sobre tela. 180x180cm.

Sky and earth, 185. Fragment. Acrylic, woodcut, canvas and collage on canvas. 180x180cm.


En el ambiente físico del desierto la errancia puede ser una incursión sin sentido sobre la superficie interminable de polvo y arena; no así quien acostumbrado a vivir bajo los destellos de un sol abrasador contempla pacientemente el tránsito de los nómadas: el peregrino que se dirige al encuentro ritual de su propio sacrificio, una caravana de sedientos migrantes andando y andando en círculos o tal vez un pintor tratando de encontrarle sentido a un espacio árido y estéril.


Quién viaja a través de un paisaje seco dirigiéndose a una frontera sabe bien lo que significa este umbral, más aún cuando se llega al final del laberinto. La poética de Miguel Ángel Ortiz traspasa precisamente por ese nudo de sentimientos colectivos denominado nosotros, desmadejando el eterno retorno de las cosmovisiones dibujadas a través de triángulos, cilindros, texturas, puntos y líneas. Por ello, la naturaleza en la obra del pintor conforma un paisaje exploratorio que se desprende de la poesía o fluye en oposición a la naturaleza artificiosa, desplazamiento que necesariamente requiere del arte para comprender su propia forma, si es que la hay. Desde este punto de vista, el desierto es un paisaje rasante pero también representa un desafío para la imaginación del artista que además ha decidido confrontar su exilio en tierra de nadie.


En la otra dimensión estética, Miguel Ángel Ortiz, abre la ventana para mirar el infinito y preguntar (se) si más allá del cosmos siempre hubo obscuridad o pulsiones luminosas que la visión humana solamente puede imaginar. Hay, por ejemplo, una calma chibcha en el espacio que precede al estallido de una galaxia moribunda cuyos fragmentos en realidad son piezas de un rompecabezas mental y a la vez imágenes que se plasman en un lienzo. No importa si haya vida o no en el infinito porque la pregunta por la vida nos traspasa persistentemente con un dejo de ironía.


La iconografía que se presenta, aborda distintos ámbitos de su experiencia estética y cromática, pasajes pétreos y nebulosos o melancólicos que buscan honrar a la naturaleza o bien discordantes formas urbanoides que se levantan en espacios abiertos puntillosos que son parte de la habitación vegetal. Porque, al fin y al cabo, la morada es el lugar donde cada quien busca su refugio, pero también donde se gesta el acto de creación como resistencia al vacío.


Sky and earth, 185. Sky and earth, 184.

Acrylic, graphite, ink and watercolor on canvas. Acrylic, graphite, ink and watercolor on canvas. 180x150cm 180x180cm


Inhabit the open spaces.


The abode is a room that indicates a diversity of ways in which man finds his seat depending on the way in which he unfolds his devastating nature, that is, his way of life. The subjects usually occupy the spaces according to what they assume as their identity, delimited by a series of metaphors that legitimize the possession of a good, a useful body to spend the night or also to expand territorially. In the physical environment of the desert wandering can be a meaningless foray over the endless surface of dust and sand; not so who accustomed to living under the blaze of a scorching sun patiently contemplates the transit of the nomads: the pilgrim who goes to the ritual meeting of his own sacrifice, a caravan of thirsty migrants walking and walking in circles or perhaps a painter trying to find meaning in an arid and sterile space.

Whoever travels through a dry landscape heading for a border knows well what this threshold means, even more so when the end of the labyrinth is reached. Miguel Ángel Ortiz's poetry goes through precisely that knot of collective feelings called us, unraveling the eternal return of worldviews drawn through triangles, cylinders, textures, points and lines. For this reason, nature in the painter's work forms an exploratory landscape that emerges from poetry or flows in opposition to artificial nature, a displacement that necessarily requires art to understand its own form, if there is one. From this point of view, the desert is a flat landscape but it also represents a challenge to the imagination of the artist who has also decided to confront his exile in no man's land.


Daniel beside Sky and earth, 183. Acrylic, woodcut, charcoal, pencils and collage on canvas, 180x180cm.


In the other aesthetic dimension, Miguel Ángel Ortiz opens the window to look at infinity and ask (himself) if beyond the cosmos there has always been darkness or luminous impulses that human vision can only imagine. There is, for example, a Chibcha calm in space that precedes the explosion of a dying galaxy whose fragments are actually pieces of a mental puzzle and at the same time images that are captured on a canvas. It doesn't matter if there is life or not in infinity because the question about life persistently pierces us with a hint of irony.


The iconography that is presented, addresses different areas of its aesthetic and chromatic experience, stony and nebulous or melancholic passages that seek to honor nature or discordant urban forms that rise in punctilious open spaces that are part of the vegetal room. Because, after all, the dwelling is the place where everyone seeks shelter from him, but also where the act of creation is gestated as resistance to the void.


Daniel Hernández Palestino.



Cielo y tierra, 14. Carbón, acuarela y grafito sobre papel. 67x47cm 2020

Sky and Earth, 14. Charcoal, watercolor, and graphite on paper. 67x47cm 2020



CV


Daniel Hernández Palestino es Doctor en Estudios del Desarrollo por la Universidad Autónoma de Zacatecas, México..

Maestro en Filosofía e Historia de las Ideas por la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Licenciado en Antropología social por la Unidad Académica de Antropología de la Universidad Veracruzana.

Actualmente es profesor investigador de tiempo completo en la Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel 1.

Es especialista en culturas comunitarias, historia agraria y patrimonio cultural, de los cuales ha publicado libros y diversos artículos especializados. También ha impartido conferencias y seminarios nacionales e internacionales sobre los mismos temas.

Doctor en Estudios del Desarrollo por la Universidad Autónoma de Zacatecas, México.

Maestro en Filosofía e Historia de las Ideas por la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Licenciado en Antropología Social por la Universidad Veracruzana.

Profesor investigador de tiempo completo en la Unidad Académica de Antropología de la Universidad Autónoma de Zacatecas desde 1995.

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel 1.



Publicaciones recientes.

Libros en coedición:

Carlos Rubén Ruiz Medrano, Carlos Alfredo Carrillo Rodríguez, Daniel Hernández Palestino y Carlos Roque Puente (Coords.) (2018): "Paisajes rituales y culturales desde la arqueología y la etnohistoria", México, El Colegio de San Luis, A.C. ISNB: 978-607-8500-92-5. Tiraje 400 ejemplares.

https://www.youtube.com/watch?v=SwFF5I9rYqg

https://www.latinamericanbooks.com/pages/books/70577/carlos-ruben-ruiz-medrano-daniel-hernandez-palestino-carlos-alfredo-carrillo-rodriguez-carlos/paisajes-rituales-y-culturales-desde-la-arqueologia-y-la-etnohistoria-perspectivas-de-campo

Daniel Hernández Palestino, Osvaldo Roberto Murillo Soto (coords.), (2021) Legado Ancestral. Antropología, arqueología e historia de Xochimilco y el centro de México, Zacatecas, Zac, Universidad Autónoma de Zacatecas. Libro electrónico.ISBN: 978-607-555-107-4.

Fundador y voluntario del Museo Comunitario de Zóquite.

A partir de su actividad como profesor del Seminario de antropología visual y en el Laboratorio de Cine Etnográfico en la Unidad Académica de Antropología, se desempeñó como productor ejecutivo del Documental etnográfico “Salaverna” (2014), dirigida por Edin Alain Martínez. Ganador del mejor documental en el Festival Internacional de Cine Documental y Foro de Derechos Humanos, 2014 en la Ciudad de México y ganador en el Encuentro y Muestrario de Investigaciones Audiovisuales organizado por la universidad de la Ciénega del Estado de Michoacán (2018).

Entrevista: Laboratorio de Medios, Producción Cultural Audiovisual, Universidad de la Ciénega del Estado de Michoacán de Ocampo, 18 d eoctubre de 2017.

https://www.youtube.com/watch?v=YpO2Bs9yAUg

Organizador del Festival Internacional de Documental Etnográfico Espiello en Zacatecas del 1 al 5 de abril de 2019. Sistema Zacatecano de Radio y Televisión SIZART.


115 visualizaciones0 comentarios